lunes, junio 12, 2017

¿INVERSIÓN TÉRMICA LO DE ESTA MADRUGADA EN BOGOTÁ?


En febrero 2012 publiqué una entrada en este mismo blog con el objeto de mostrar cómo se evidencia la llamada inversión térmica en Bogotá y lo que los científicos que estudian este fenómeno explican sobre las causas del mismo. 

En resumen, la inversión térmica se produce cuando el suelo pasa la noche desabrigado, sin sus cobijas de nubes, debido a lo cual gran parte del calor acumulado durante el día se disipa en la atmósfera, el suelo se enfría, y con él se enfría también la contaminación que se concentra a nivel del suelo sobre la ciudad. La capa de contaminación, entonces, es más fría que el aire que tiene encima y en la mañana no puede ascender. Es como intentar elevar un globo lleno de aire frío.

Mayo 7, 2004 - Efecto de la Inversión Térmica, en un amanecer totalmente despejado,  sobre el occidente de Bogotá

A medida que el calor del Sol calienta el suelo en la mañana, con él se calienta el globo de contaminación, el cual comienza a ascender cuando su densidad llega a ser más baja (y su temperatura mayor) a la del aire que tiene encima. La contaminación, entonces, se eleva hacia sectores más altos de la troposfera.

Pero en el densamente nublado amanecer de hoy, como se ve en las fotos de abajo, ocurrió en Bogotá un fenómeno -a mi parecer- extraño, que si no derogó, por lo menos puso en duda lo que yo creía entender sobre las causas de la inversión térmica. Tras un domingo (día en el cual normalmente circulan por la ciudad menos carros que en los demás días de la semana) en el cual llovió intensamente durante gran parte del día, y al final de una noche a lo largo de la cual la lluvia no paró, el horizonte occidental amaneció cubierto de una gruesa capa de contaminación como la que usualmente aparece tras una noche despejada.

 Junio 12, 2017, 5:57 am - En un amanecer totalmente nublado, fuerte contaminación a nivel del suelo en Bogotá

 5:57 am

 5:58 am

Un poco menos de una hora después, la gruesa manta de contaminación ya se había movido de su nivel inicial

 6:46 am

 7:00 am

7:05 am

Me pregunto si sería que la temperatura del suelo bogotano y de su capa de aire inmediata bajó tanto durante la noche (e incluso durante la tarde anterior), que se produjo el mismo fenómeno que normalmente se atribuye a la falta de cobijas, es decir, a la noche despejada. Posiblemente así fue, pero no entiendo por qué las capas más altas no se enfriaron tanto, siguieron siendo menos densas que el aire y la contaminación que tenían debajo, y al principio del amanecer le impidieron al globo ascender. 


Lo que quedo en evidencia fue que ni el aguacero diurno del domingo, ni el nocturno, ni el de las primeras horas del lunes, lograron lavar el aire sobre Bogotá

Ya alguien que sepa más que yo sobre el tema me explicará qué pasó.



sábado, mayo 27, 2017

LA BERRAQUERA DE LA VIDA - En el Premio Planeta Azul 2017


Discurso en el acto de entrega del 
Premio Planeta Azul
Versión XIII - 2017Bucaramanga, 25 de mayo de 2017 
Fotos: en el vuelo hacia Bucaramanga para la entrega del premio


Bucaramanga en el amanecer
Amanecer en Bucaramanga
                                                                                                                             
Don Ángel Guarnizo y yo regresábamos del Cauca de visitar dos de los proyectos que finalmente resultaron ganadores en esta edición del Premio Planeta Azul, y tuvimos que esperar un tiempo mucho más largo de lo previsto en Palmaseca (el aeropuerto de Cali y Palmira), porque una tormenta eléctrica había obligado a cerrar Eldorado en Bogotá y tenía traumatizado el tráfico aéreo en todo el país.

Aunque esas demoras, por supuesto, generan incomodidad, a mí francamente esta no me molestó demasiado, porque la causa de la misma debería servir para recordarnos que, a pesar de toda la arrogancia humana, que en gran medida se basa en nuestra enorme capacidad tecnológica, seguimos en manos de las dinámicas primigenias de la Naturaleza, las mismas que existen desde hace 4.500 millones de años cuando comenzó la formación de la Tierra, ese mismo planeta del cual formamos parte y que constituye la razón principal de este evento que nos reúne hoy aquí.

Abril 18: Tormenta sobre el valle del Magdalena, luego de que salimos de Palmaseca

Cada día resulta más común que una gran cantidad de esas estructuras sociales y de esos procesos humanos que llamamos “normalidad”, se vean afectados por los efectos de dinámicas naturales, hoy especialmente por fenómenos hidrometeorológicos extremos, ligados a la variabilidad climática o al cambio climático. Este momento particular de la historia de la Tierra -que no solamente de la especie human- se caracteriza por un acoplamiento sin precedentes de dinámicas naturales y socio-naturales (como el cambio climático), con las dinámicas socio-políticas y económicas que de una u otra manera nos determinan la vida a los más de 7.500 millones de seres que hoy conformamos la población humana.

Durante esa larga espera en Palmaseca cayó en mis manos uno de los periódicos del día, cuya primera página reseñaba, bajo un titular a dos columnas –El cruce de advertencias entre Estados Unidos y Corea del Norte- las amenazas de Kim Jong Un de desatar una guerra termonuclear, a lo que el vicepresidente norteamericano manifestaba que tienen sobre la mesa todas las opciones para responder.

La siguiente noticia hacía referencia a la movilización de centenares de milicianos civiles uniformados en Venezuela, para enfrentar una marcha de protesta que para el día siguiente realizaría la oposición. Más abajo se destacaba el incremento de las alertas por inundaciones y deslizamientos en gran parte del territorio nacional, y el horrible asesinato de un anciano en Cleveland, que el homicida transmitió en vivo por Facebook, luego de lo cual se suicidó.

También hacían noticia la búsqueda de fórmulas para revertir la caída de los indicadores económicos del comercio y la industria nacional, y el retorno de tres miquitos pigmeos que habían sido robados una semana antes del zoológico de Medellín y que, luego de ser recuperados, volvían sanos y salvos al que ahora era su hogar.

Periódico en mano, no pude pasar por alto la gran paradoja de que, de todas esas noticias que de manera objetiva describían la situación del mundo en la escala global, regional, nacional y local, solamente una, la protagonizada por los tres miquitos pigmeos, podía considerarse lo que coloquialmente denominamos “una buena noticia”: un suceso que da lugar a la esperanza y que nos aporta algo de felicidad.

Porque las noticias protagonizadas por humanos solamente incrementaban la certeza de que nos encontramos en medio de las turbulencias de una crisis sin precedentes de eso que llamamos “civilización”; de una crisis profunda que se diferencia de las otras muchas crisis por las cuales ha pasado la humanidad, es que en esta oportunidad la Tierra y sus componentes no humanos han decidido asumir el papel protagónico que les corresponde por derecho propio en estos procesos de profunda transformación, y que si no renunciamos por las buenas a nuestra condición de plaga, están dispuestos a sacarnos del juego.

Microcuenca en tierras santandereanas

Varias veces la intervención de las fuerzas de la Naturaleza ha decidido el resultado de aventuras humanas de manera radical, y ha determinado con ello el curso de la Historia. Recordemos algunas:

Una cuando, según relata el Éxodo, el Mar Rojo “se abrió” para permitir el paso de los israelitas liderados por Moisés, y luego se volvió a cerrar sobre el ejército egipcio que los perseguía, suceso cuya veracidad histórica ha sido corroborada por investigaciones arqueológicas que encontraron formaciones de coral construidas por la Naturaleza sobre los restos de lo que pueden haber sido varios miles de carros del ejército egipcio, junto con restos humanos y de otros artefactos que confirman esa versión sobre ese hecho que puede haber ocurrido alrededor del año 1.446 antes de Cristo.

Existen además explicaciones científicas aportadas, entre otras instituciones, por el Centro de Investigación Atmosférica (NCAR) de la Universidad de Colorado en Estados Unidos y ratificadas por modelos de computador, que demuestran en qué condiciones vientos continuos a alta velocidad hacen que las aguas del Mar Rojo retrocedan -“se separen”- y generen un corredor seco precisamente en donde encontraron los restos mencionados y donde afirma el Éxodo que este hecho tuvo lugar.

Cañón del Chicamocha

Otras veces, cuando el fuerte frío de los inviernos rusos intervino para frenar el avance de distintos ejércitos que pretendieron invadir ese país: el del rey sueco Carlos XII que, en la llamada Gran Guerra del Norte, intentó invadir a Rusia en 1709; luego cuando la Gran Armada de Napoleón trató de hacerlo en 1812, y finalmente cuando la tentativa de invasión de Hitler a la Unión Soviética en 1941… aunque hay quienes afirman que en este último caso el argumento del invierno fue más una disculpa de los generales del ejército invasor para justificar el fracaso de esa empresa, en la cual perdieron la vida miles de hombres durante los meses que duró el intento de invasión.

Pero volvamos al periódico que, junto con mi amigo Ángel Guarnizo aquí presente, acompañó mi espera en el aeropuerto de Palmaseca, al terminar nuestro recorrido por dos regiones del Cauca a finales de abril.

Ninguna de esas “malas noticias” que ocupaban la primera página de ese periódico, a las cuales me referí atrás, constituían hechos aislados (ni siquiera la del horrendo asesinato en vivo ante Facebook), sino peldaños y ejemplos de procesos que hasta el día de hoy han seguido avanzando por los mismos caminos, sin mayores indicios de que en el corto o mediano plazo puedan cambiar. Por el contrario, todos los días se confirma, con hechos concretos, el dicho según el cual “no hay situación por mala que sea que no sea susceptible de empeorar”. Ojalá me equivoque, pero me atrevo a suponer que las noticias del periódico de mañana no van a presentarnos un cambio significativo de la situación global, regional y nacional.

Cañón del Chicamocha

Un ejemplo de las noticias que han tenido lugar en el mundo después de ese día de finales de abril, es el de la inundación por deshielo del túnel de entrada a la llamada “Bóveda del fin del mundo” o “Caja fuerte de la biodiversidad”, situada en Noruega sobre el último tramo de tierra firme antes de llegar a los hielos del Ártico, bóveda en la cual se guardan, supuestamente protegidas de todo tipo de desastres, muestras de todas las semillas de las plantas de las cuales depende la alimentación de la humanidad. Ese deshielo constituye una prueba grave e irrefutable del impacto del calentamiento del Ártico, ese componente vital del termostato de la Tierra. Más sobre este suceso

Aunque también, en ese lapso, tuvimos algunas noticias felices, también protagonizadas por animales, como la de la re-aparición en la Sierra Nevada de Santa Marta del barbudito azul, un diminuto colibrí colombiano que se creía extinto desde hace 70 años, porque en esas siete décadas nadie lo había vuelto a avistar.

Es tan compleja la situación de la crisis planetaria, cuyos efectos sentimos a diario en distintas escalas con tan angustiante fractalidad, y resultan tan insuficientes -cuando no tan incoherentes- la mayoría de los esfuerzos que se están realizando y de las decisiones que toman quienes tienen en sus manos el mango de la sartén, que no nos cabe la menor duda de que solo un milagro, o una bandada de milagros, podría salvar a la especie humana, de nuestra propia extinción.
Nubes sobre Bucaramanga

Estos párrafos podrían parecer una manifestación de pesimismo sobre el futuro de la humanidad, de no ser porque no pasa un solo día sin que nos encontremos con nuevas evidencias de cómo, a lo largo de los cuatro mil millones de años de existencia que lleva sobre este planeta, la Berraquera de la Vida ha logrado imponerse tercamente sobre las evidencias aniquiladoras. Sí, esa Berraquera de la Vida que, para facilitarles el trabajo a las traductoras, describí como The brave stubbornness of Life (la valiente terquedad de la vida) en un evento internacional en Costa Rica en el cual abordé el tema ante un auditorio en el cual muchas personas solamente hablaban inglés.


Cuando en 2015 los compañeros y compañeras del Jurado me hicieron también el honor de invitarme a llevar la palabra en su nombre en la entrega del Premio Planeta Azul ("Lecciones de sostenibilidad desde los territorios locales") destaqué allí la convicción que tengo desde hace mucho tiempo y que acabo de mencionar, de que la situación es tan compleja para la Vida en la Tierra y en particular para la especie humana, que solamente un milagro o una bandada de milagros nos podrá salvar. Pero también de que, como también lo mencioné hace un momento, no pasa un solo día sin que la Berraquera de la Vida nos demuestre cómo se logran esos milagros en territorios concretos y tangibles del mundo real.


La Berraquera de la Vida

Quienes tuvimos oportunidad de analizar detenidamente las 215 experiencias postuladas para esta entrega del Premio Planeta Azul, encontramos allí una cantidad enorme no solamente de la voluntad, de los ingredientes y de las condiciones necesarias para lograr los milagros, sino de milagros en plena ejecución y con resultados tangibles y concretos que nos permiten fortalecer la certidumbre de que Colombia es un territorio en el cual, muchas veces en medio de la barbarie y de la guerra, la Berraquera de la Vida se expresa de manera incontenible y con toda su fértil exuberancia y terquedad.

Río Piendamó a su paso por el Resguardo Misak de Guambía (Silvia, Cauca), donde se lleva a cabo uno de los procesos ganadores del Premio Planeta Azul

Tras el que, sobra decirlo, fue un arduo proceso de selección, surgieron como “ganadores” (entre comillas) los siete procesos, distribuidos en tres categorías, que se premian hoy. Y digo “entre comillas”, porque los más ganadores -no del Premio Planeta Azul sino de la Berraquera de la Vida-, realmente no son los procesos expresamente destacados, sino los territorios de distintas escalas en los cuales esos procesos se llevan a cabo, las comunidades humanas con las cuales trabajan, los ecosistemas de esos territorios, y el país en general.

Como también son ganadores los territorios en donde se desarrollan muchas de las otras experiencias y procesos que se presentaron a nuestra consideración pero que esta vez, por una u otra razón, no quedaron en la selección final.

Que eso no los desanime porque, como bien lo saben quienes impulsan y protagonizan esos procesos, el principal premio vital es la certeza de que están realizando milagros cotidianos en alianza con los ecosistemas y con las comunidades, y están demostrando en la práctica concreta que sí es posible construir nuevas relaciones a partir de las cuales puedan surgir la paz y la felicidad integral.

Fractalidad de las piedras espejo que, como maquetas o ecos, reproducen los hitos del territorio

Toda esta cantidad enorme de pequeños milagros locales que se postularon y se postulan para cada edición del Premio Planeta Azul, y los que se postulan a otros premios, y los que no se postulan a ninguno, pero que se llevan a cabo con igual tenacidad, y de los cuales están llenos, de un extremo a otro, el mundo, el continente americano y el país, no han logrado, sin embargo, transformar radicalmente el camino tan desacertado por el cual avanza la humanidad.

¿Qué falta? Que esos milagros locales, efectivos pero aislados, adquieran la capacidad de articularse para volar en bandada. Es decir, para lograr eso que en el mundo de los sistemas complejos se denomina Comportamiento Emergente, y que explica cómo se puede pasar del comportamiento “simple” de una golondrina, o de un estornino, al complejísimo vuelo de una bandada; o del comportamiento “simple” de una hormiga a la sorprendente complejidad de un hormiguero; o del de una sardina o una anchoa al complejísimo vuelo submarino de esa forma de inteligencia distribuida que es un cardumen de peces.

Ese vuelo en bandada o en cardumen es el milagro que necesitamos generar. Hoy entendemos que el Comportamiento Emergente no depende del liderazgo impositivo de un “macho alfa” ni de un mecanismo o figura similar, sino del acoplamiento y la comunicación de cada actor autónomo con los demás.

En la ECOALDEA de Fundamor (Mandivá, Santander de Quilichao), donde se desarrolla otro de los procesos que recibió el Premio Planeta Azul

Cada una de las avecitas que verán en el video al cual los conduce el link de abajo, podría ser una de las 100 mil millones de neuronas que poseemos en nuestros cerebros los más de 7.500 millones de seres humanos que habitamos la Tierra. O sea que lo que veremos también podría ser una imagen de cómo surge un pensamiento en nuestros cerebros, o de cómo pasamos en nueve meses de ser un ser unicelular conformado por un óvulo fecundado por un espermatozoide, a ser un complejísimo ser humano, un individuo único y particular, conformado por trillones de células.

Bandada de estorninos: un bellísimo ejemplo de los milagros que hace la Vida... La Berraquera de la Vida

Pero así mismo, cada una de esas avecitas podría ser un proyecto como los siete que premiamos hoy. Imaginémonos en Colombia a decenas o a centenares de procesos en alianza con el agua y con los suelos y con el clima y con todas las expresiones y formas de la biodiversidad, logrando el milagro de nadar en cardumen o de volar en bandada. Sin un liderazgo único centralizador, sin renunciar ni a su autonomía ni a sus particularidades ni a su diversidad cultural y territorial, pero realizando de manera concreta esas transformaciones de las cuales dependerá que las próximas generaciones colombianas puedan consolidar y formar parte de un país en paz; de un territorio capaz de garantizarles a todos los seres vivos, humanos y no humanos -incluida el agua, ingrediente esencial de toda Vida- una existencia con calidad y dignidad.


Siguiendo el ejemplo de quienes reciben hoy el Premio Planeta Azul, unámonos al vuelo en bandada, apostémosle a la paz entre los seres humanos y a la convivencia responsable y solidaria con la Tierra y con todas las expresiones del fenómeno vital. Que la Berraquera de la Vida nos inspire y nos bendiga. Avancemos en paz.

Gustavo Wilches-Chaux


Sobre Comportamiento Emergente en procesos humanos encuentran varias reflexiones a partir de la página 65 del libro "El Proyecto Nasa: la construcción del Plan de Vida de un pueblo que sueña"

Sobre La Berraquera de la Vida encarnada en sobrevivientes de minas antipersona, encuentran varias reflexiones en este link

La Berraquera de la Vida en el bosque encantado de la ECOALDEA

miércoles, abril 12, 2017

CIELO RAYADO (Contrails o Estelas de Condensación)

Noviembre 22, 2016
Entre Los Ángeles y Carmel, California

"Áreas de condensación que se originan por detrás de los escapes de las turbinas y que forman cirros artificiales (a veces llamados estelas de vapor). También se generan en los vórtices de las alas de los jets, que precipitan una corriente de cristales de hielo en atmósfera húmeda y fría".










Apartes de un artículo que escribí en Julio 2006:

Somos la especie capaz de hacer volar un avión (aunque también de derribarlo, repleto de pasajeros); la especie que inventó el computador, la fotografía digital y la internet (y la especie que inventó las "armas inteligentes"); la especie capaz de reconocerse racional y sensualmente como parte de esa biosfera, de esos paisajes que, sin embargo, insistimos en destruir.

En esta página quiero compartir "evidencias fotográficas" de algunas de las razones (por supuesto hay muchas más) por las cuales creo que, a pesar de todo, vale la pena estar vivo y andar con todos los sentidos alerta, incluido ese otro sentido que es la fotografía digital, para ser testigos presenciales y participantes de este momento particular de la evolución de la Vida en la Tierra.

Global dimming

El desarrollo de la cultura humana está repleto de dilemas y contradicciones, muchas de los cuales me afectan no solamente teóricamente o como integrante de la especie, sino también de manera directa y personal: en cuanto hace referencia a estas fotografías, por ejemplo, me rompe el coco el dilema entre el logro maravilloso que es una avión de propulsión a chorro, y el impacto de sus “estelas” en el clima terrestre al incrementar la reflectividad de la atmósfera, con lo cual se produce un efecto de “global dimming” u “oscurecimiento global”. 

En virtud del “global dimming” la temperatura de la Tierra tiende a enfriarse, en contraposición al fenómeno del calentamiento global que hace aumentar la temperatura del planeta. 

Contrariamente a lo que podría pensarse, ambos fenómenos no se anulan mutuamente, es decir, ese enfriamiento no compensa el calentamiento global, sino que provoca, por su propia cuenta, alteraciones climáticas igualmente perjudiciales, como muy claramente lo explicaron varios científicos en un reciente documental de la BBC sobre el tema.

El Efecto Trapito
Estamos entonces ante lo que podríamos denominar el Efecto Trapito. Trapito era un personaje de mi ciudad, que solía ingerir de manera simultánea una manotada de píldoras acelerantes y otra de tranquilizantes, con efectos tan traumáticos como los que comienzan a registrarse en el clima planetario.



domingo, febrero 05, 2017

Bitácora de hoy

EN LA MAÑANA

 Puente








Crotón

Quebrada Chicó

AL MEDIO DÍA













Farol solar



 Luna


Bosque tropical

EN LA TARDE Y LA NOCHE




¿Ave o reptil?

 ¿Y está cuidando ese huevo o se lo quiere comer?




El pez rojo que vuelve a declarar a Bogotá


 Cuarto creciente

Marte y Venus sobre Bogotá

 La Luna y Orión

 La Luna en el triángulo -o cúmulo abierto- de las Hiadas. La más brillante es Aldebarán, el Ojo de Tauro